Dependiendo del punto de vista, quienes salimos de nuestro país para residenciarnos en otro podemos ser inmigrantes a ese país, o emigrantes del nuestro. La diferencia no es solo semántica, tiene mucho que hacer con los sentimientos que cada uno de nosotros alberga en su corazón y que solo el conoce, pensamos que cada quien debe escudriñar su interior y decidir con cual de las categorías desea identificarse.

Trasplantarse de su país a otro es difícil, es un proceso complejo que muchas veces no analizamos adecuadamente. Habiendo pasado por el, he querido compartir con mis compñeros esta “Guía de Supervivencia

Hay varios categorías de emigrantes, ordenadas según las dificultades  a las que se exponen y son:

      1º  Parejas con hijos adolescentes.

      2º  Parejas con hijos pequeños.

      3º  Parejas sin hijos.

      4º  Solteros (as)

Cada una de estas cuatro categorías tiene dos subgrupos que les son comunes: aquellos que tienen que ganarse la vida a donde vayan y aquellos que no tienen problemas económicos de supervivencia.

Cada categoría tiene problemas particulares, sobre las que no vamos a abundar en esta primera parte, sino que nos concentraremos en las guías que son comunes a todos los grupos.

CONOZCA LO MEJOR POSIBLE EL SITIO DONDE PIENSA  RESIDENCIARSE.

Muchas veces las decisiones se toman basados en emociones insuficientemente elaboradas, otras veces se toman basados en las posibilidades que se tienen de ir a determinado país, pero sea como fuere, es importante tratar de conocer lo mas posible sobre la características del país adonde se piensa residenciar.

Es útil recoger información sobre clima, condiciones sociales, aceptación de extranjeros y experiencias de gente que ha pasado por esa experiencia.

Es preciso conocer con exactitud los requerimientos legales de inmigración.

Cuando planee la mudanza es importante incluir los objetos que uno mas aprecia. Son rocas en las cuales podemos anclarnos y nos ofrecen puntos de apoyo importantes: mi música, mis libros, mis cuadros, mis fotos familiares, mi cama, mi escritorio etc. etc. etc.

LA VIDA EN PAREJA DEBE VOLVERSE MUY TRANSPARENTE.

Cuando la mudanza se hace en pareja, es fundamental estar muy claros. Ambos miembros deben participar de las decisiones y estar de acuerdo lo mas posible.

Las divergencias que al principio pueden parecer leves tienen la tendencia a aumentar con el tiempo y las dificultades que se presenten.

Hay que estar muy concientes de que al cambiar de residencia se cambian los hábitos y las rutinas de la vida y necesariamente se comparte mucho tiempo con la pareja y siempre es bueno estar preparados para respetar lo mas posible los gustos y las preferencias de cada uno de los miembros.

PLANEAR ACTIVIDADES QUE PUEDEN REALIZARSE TAN PRONTO SE LLEGUE.

Al terminar la instalación física en el nuevo sitio es necesario encontrar actividades que se puedan realizar sin depender de factores externos, mientras mas pronto se encuentren mejor. Esto tiene que ver con las preferencias personales y con la personalidad de cada quien.

Es muy útil  que cada quien establezca sus prioridades y encuentre la manera de satisfacer sus deseos. Es claro que no se pueden satisfacer todos, que será necesario  renunciar a algunos, pero es importante estar lo mas claro posible y tener el máximo numero  de alternativas.

Internet y las nuevas redes sociales son invalorables y deben utilizarse al máximo.

Al no mas llegar conéctese a la internet e instale Skype en su computadora que preferiblemente debe tener cámara.

ENCUENTRE ALGO EN QUE OCUPAR SU TIEMPO.

Al llegar a un nuevo sitio por lo menos al comienzo se dispondrá de mucho tiempo que es preciso ocupar para evitar el aburrimiento y la depresión que es una amenaza siempre presente, esto se relaciona con el punto anterior. Hay que tratar de evitar en lo posible la “Enfermedad del retiro” y la sensación de inutilidad que a veces la acompaña.

Si tiene un hobby no olvide traerlo dentro de su equipaje, puede convertirse en un instrumento importante para su supervivencia.

El ejercicio físico es fundamental, caminar es fácil, barato y le permite conocer mejor el sitio donde va a vivir y además es un excelente antidepresivo.

ESTABLECER REDES SOCIALES.

Al cambiar de residencia, uno se convierte en un desconocido, se cortan las conexiones sociales establecidas, se interrumpen las relaciones familiares, se pierden las amistades y es prioritario preocuparse por reconstruir las redes sociales tan pronto como sea posible.

La manera mas fácil es localizar a los paisanos y estrechar los vínculos con ellos y después hacer todo el esfuerzo posible por crear relaciones con la gente del lugar. Hay muchas maneras de hacerlo inscribirse en la Universidad, hacer cursos de cualquier cosa, incorporarse a obras sociales o deportivas son algunos ejemplos, pero hay muchas mas que pueden ser exploradas.

Hay que tener muy presente que con muy pocas excepciones va a venir gente a buscarnos, la iniciativa tiene que partir de nosotros.

Probablemente existen muchas mas recomendaciones, cada uno de nosotros ha desarrollado sus herramientas. He tratado de resumir las que me parecen mas importantes y me encantaría compartir los comentarios y las experiencias los lectores.

Saludos compañeros,

Isidoro Zaidman

Imagen: Google Images

Anuncios