En Estados Unidos Ud. necesita un carro. Las distancias son enormes, viajar todos los días al trabajo es largo y repetitivo y el transporte público- saliendo de las principales ciudades- no es precisamente bueno.

Comprar un carro en los Estados Unidos es un placer. Comparado a mi país, donde el surtido es limitado y la decisión es simple, aquí hay gran surtido, muchas opciones y cierto margen para negociar precios.

En mi país Ud. compra el carro que está disponible, después de que ha usado todos sus contactos y logra que le asignen un carro.  El color:  aquel que esté disponible; los accesorios: aquellos que están en el carro, ya sea que Ud. los necesite ó no.  Es un cambio refrescante poder escoger la marca, el color, las opciones, y si se tiene el tiempo, casi poder mandar a hacer el carro de acuerdo a sus propias especificaciones.

Pero como siempre, espere lo inesperado. La matemática de comprar un carro funciona de una manera diferente en los Estados Unidos. Permítame darle algunos ejemplos de lo que me refiero.

Pagar de contado no le proporciona descuentos adicionales. Cuando yo pedí un descuento porque estaba preparado para pagar por el carro de contado, el vendedor me miró incrédulo y dijo::  “Nadie paga de contado. No puedo hacerle ningún descuento adicional, yo recibo exactamente la misma cantidad si Ud. paga completo o si financia la compra de su carro. De hecho, cuando Ud. se financia, la compañía recibe más dinero de la transacción”.

La decisión de comprar vs. arrendar (“lease”). Yo compré mi primer carro y arrendé el de mi hija. Terminé pagando una cuota inicial mayor y pagos mensuales más altos que los que hubiera conseguido con un contrato de arrendamiento. Al término de cinco años yo seré el dueño de mi carro, y podré venderlo, entregarlo como parte de una transacción por  un nuevo carro o seguir usándolo, corriendo el riesgo de pagar costos de mantenimiento más altos por un carro más viejo. En mi país de origen yo usualmente cambiaba de carro cada diez años; me parece que en los Estados Unidos arrendar un carro y cambiarlo cada tres años es una mejor estrategia. Incluso se puede lograr pagar cuotas mensuales menores por un carro mejor. Lo sorprendente sobre la matemática del arrendamiento es que los carros de mayor calidad mantienen su valor de reventa al cabo de tres años mejor que los carros ordinarios.  Como en el arrendamiento se paga el valor que se pierde en la duración del arrendamiento, y los carros de mayor calidad pierden menos valor, se puede terminar pagando menos por un carro mejor. Esto es una verdad mayor si se compara comprar un carro usado con arrendar uno nuevo. Piense en grande y haga sus cálculos, la matemática le puede permitir obtener un carro mejor.

Yo tenía el dinero para pagar por mi carro, pero sin historia de crédito no podía lograr el financiamiento por mí mismo. Necesitaba un co-firmante . Afortunadamente, mi primo tenía un ingreso económico adecuado para calificar y accedió a ser mi co-firmante. Yo le estaba creando un problema. No solamente se hacía responsable si yo no pagaba, sino que su puntaje de crédito se afectaba negativamente y su capacidad de pedir préstamos se reducía. Ud. necesita un buen amigo que actúe como su co-firmante.

Todavía no pude sacar mi nuevo carro de la agencia porque no tenía seguro. Este era un obstáculo inesperado. Ya había pagado por el carro, el vendedor estaba feliz y listo para dejarme ir, pero….. necesitaba seguro. No hay problema, pensé en Geico y que en 15 minutos iba a tener el seguro requerido. No en mi caso. Pasé más de una hora en el teléfono de la agencia tratando de convencer a Geico que yo era un buen riesgo. Yo no tenía ninguna historia de crédito. Tuve que llamar a un amigo que me recomendó una compañía aseguradora que poseía una póliza que podía dar cobertura a extranjeros que se encontraban en el país en una estadía prolongada. La póliza era un poco más costosa que la de Geico, pero a quien le importaba; pude satisfacer todos los requerimientos del vendedor y finalmente me pude ir manejando en mi nuevo Toyota S.  

Si hubiera sabido antes lo que sé ahora,

No perdería mucho tiempo visitando diferentes agencias de la misma marca de carro;  todas parecían tener un sistema unificado y sabían que ya yo había ido a otra agencia.  

Compraría en base a conveniencia y química con el vendedor. Esto puede no ser verdad si uno está comprando un modelo de carro más viejo del que la agencia se quiere deshacer, en cuyo caso Ud. podría conseguir un precio mejor en esa agencia particular.

Hubiera estudiado más el libro Edmonds de carros y el Reporte del Consumidor. La información es fácilmente accessible y se puede tener una idea más clara del “MSRP” (precio al detal sugerido por el fabricante) y el precio que Ud. puede esperar pagar. Es un mercado muy competitivo, bien documentado.

Me hubiera asegurado de comenzar a crear mi historia de crédito desde el día que decidí mudarme.  Esta afecta la tarifa que uno obtiene por el arriendo del carro.

Busque siempre a gente que haya emigrado antes que Ud. ó contrate a un asesor de inmigración. Poseer información es vital y a veces pagar es la mejor manera de obtenerla.

Asegúrese de contar con un co-firmante potencial, en caso de que su puntaje de crédito no sea suficientemente alto.

Asegúrese de estar cubierto por un seguro. No lo van a dejar salir de la agencia sin él.

Jacobo Rubinstein

El Inmigrante

Imágen: Google Images

Anuncios