La motivación para  las migraciones que se originan en Latinoamérica, podemos reducirlas  a una sola palabra: SEGURIDAD. Todo inmigrante busca, cuando deja su patria, cualquiera de los dos tipos básicos de seguridad: seguridad económica (acceso al empleo y al salario) y seguridad física (garantizar que la violencia no le quite la vida o le arrebate su patrimonio personal). No obstante, hoy por hoy, muchos de los inmigrantes latinoamericanos generalmente están “cruzados” por ambas variables. Cuando se revisan a fondo, los fenómenos migratorios que tienen su origen en  los países latinoamericanos,  ya no tienen en nuestros días ese carácter coyuntural que pudieron tener  en otros tiempos. Los inmigrantes hoy, se marchan mayoritariamente por dos razones fundamentalmente: para huir de la violencia y de la pobreza.

En oposición a este fenómeno, la inmigración, que alguna vez fue considerada como una necesidad para la poderosa economía de los Estados Unidos y Europa, hoy es vista  como una amenaza por la actual crisis económica. Esta es una de las razones que desencadenan la actitud negativa  en la aceptación por parte de estos países a los inmigrantes, que hay tanto en la sociedad europea como americana.

Sin embargo, y debido a la crisis política que están viviendo muchos de nuestros países, por falta de un liderazgo político adecuado, la emigración sigue siendo una opción en muchos de los ciudadanos. Por eso me atrevo a hacer algunas recomendaciones a las familias que estén pensando en emigrar:

  • Es muy fácil emigrar cuando se es joven, cuando todavía no se tiene una familia. También es fácil cuando se tienen los niños pequeños, pues sabemos que ellos se adaptaran fácilmente y no sufrirán por los apegos. En la medida que los hijos son más grandes, mas difícil es separarlos de sus amigos, escuela, barrio, costumbres y demás cosas que forman parte de la cultura que van a extrañar. Sin embargo, la gente joven olvida rápido y aprende rápido también, así que su capacidad de adaptación a un mundo extraño será siempre superior a la de los adultos. En cuanto a los adultos, en los más mayores, más difícil es la adaptación.
  • Cuando se emigra a cualquier país, es indispensable asimilarse lo antes posible a la vida y las costumbres de allí, hay que evitar acomodarse en lugares donde estemos rodeados de paisanos (ghetto), tenemos que aprender el idioma local lo más rápido posible, sin olvidar que es  importante esforzarse en mantener nuestra cultura e identidad. Es falta de asimilación, la principal causa de la  mayoría de los problemas, dificultades de adaptación, y fracasos en el proyecto de desarrollo en el país donde nos mudamos.
  • Aun cuando la familia que sale de su país tenga buenos ahorros, lo más recomendable es, evitar  caer en la tentación  de mantener el nivel de vida que se tenía en el país de origen, en la mayoría de los casos, esto es un motivo frecuente de mala adaptación y de fracasos.
  • Mantenga una actitud positiva, esfuércese en valorar y disfrutar de las cosas positivas que seguramente va a encontrar en abundancia, y haga lo necesario para no dejarse apabullar por las cosas negativas, que lógicamente también va a encontrar. Mientras más pronto consiga sentir que Ud. pertenece a ese lugar, mejor será su calidad de vida!

No es fácil….nada fácil….pero se puede lograr

Autor:   Juana Frontera-Fogel MD, MEd.

El Inmigrante

Imágen: Multicultura

Anuncios