Recién llegada a vivir en USA, enfrentaba el grave problema de todos al empezar: NO TENIA CRÉDITO….Recuerdo que era una sensación muy incómoda; ni siquiera podía contratar una servicio de telefonía celular.  Después de haber salido de mi país, donde tenía acceso a la tarjeta de crédito que se me antojara, dorada, platino, black etc. y pare usted de contar, sentirse tan desnudo, y desprotegido,… era una situación muy estresante

Un amable ejecutivo del  banco me ofreció una tarjeta de crédito pre-pago, cuya modalidad es que se deposita un monto acordado y se paga previamente. En  este caso era de $5.000, lo usas hasta agotar el monto y así mismo hacer abonos mensuales para mantenerlo. Esta, me decía el diligente ejecutivo es una de las maneras de empezar a hacer “el crédito”; y se suponía que si manejabas  de manera correcta esta modalidad de tarjeta, muy pronto me seria otorgada la post-pago TAN AÑORADA Y DESEADA. Inmediatamente llene  y firme  las formas, a los pocos días era  la flamante propietaria de una tarjeta de crédito VISA con mi nombres escrito allí. Me emociono mucho y empecé a relajarme, por el solo hecho de tenerla en mi billetera.

No tuve oportunidad de empezar a usarla y a los dos meses de tenerla, al revisar unos estados de cuenta, pude  ver que  a pesar de no estarla usando, se me estaban haciendo cargos de $ 25 mensual, por quien sabe que concepto? Inmediatamente, y a la usanza de mi país, me senté a la computadora y escribí una carta en Ingles, (revisada concienzudamente mediante  un traductor) declinando el uso de la tarjeta y reclamando que se me reintegraran tanto los $ 5,000.00 como los $ 50 que se había cargado a la tarjeta. Me dirigí al banco y solicite ser atendida por un ejecutivo, fui atendida por  un ejecutivo hindú, y me enfrasque con él en una discusión con mi precario dominio del  Ingles y con su precario acento también

Yo le decía: Estoy aquí porque quiero cancelar estas tarjeta, que se me devuelva el monto que deje en depósito ($ 5,000) así como  el dinero que me descontaron indebidamente , ya que jamás la use!

El respondía: está muy bien, pero para hacer eso, debe llamar por teléfono.

Yo: POR TELEFONO??? Y que constancia quedara de mi reclamo?

El : solo tiene que llamar por teléfono y atenderán su solicitud inmediatamente.

Yo: No entiendo? Como por teléfono ¿Acaso tendré yo la seguridad de que mi reclamación será atendida? Para eso traje esta carta, la cual usted debe recibirme y firmar la copia!!, (práctica  usual en nuestro país, que tranquiliza nuestros sentidos cuando nuestra mirada y nuestro oído perciben el golpe de un sello en la copia de la carta de reclamos)

Él: yo no puedo recibirle a usted ninguna carta, ni tampoco firmarle esa copia

Yo: COMO ES POSIBLE ESO? PARA QUE ESTA UD. EN ESTA OFICINA? ACASO NO ES SU FUNCION ATENDER LOS RECLAMOS DE LOS CLIENTES?

EL: Si Señora, pero esa diligencia que usted está solicitando se hace EXCLUSIVAMENTE POR TELEFONO

YO: cada vez mas frustrada y enojada, empecé a sentir que perdía el control,  y a subir el tono de voz  mientras  le reclamaba: “CLAAAARO, PARA VENDERLE A UNO LA CONDENADA TARJETA Y SACAR LE EL DINERO DE LA CUENTA, SI QUE ATIENDEN A LOS CLIENTES, PERO A LA HORA DE SOLVENTAR LOS PROBLEMAS Y ATENDER LOS RECLAMOS……LO MANDAN A UNO A LLAMAR POR TELEFONO!!!!!!!! Mientras golpeaba su escritorio con mi dedo índice señalándole  una vez más las cartas que estaba esperando el me aceptara y firmara

El cada vez más nervioso me decía: Lo siento mucho señora, no la puedo ayudar con su solicitud. DEBE LLAMAR POR TELEFONO

YO: en el colmo de la frustración le digo: VOY A HABLAR CON SU SUPERVISOR Y LE PONDRE LA QUEJA! Ya que es usted un inepto

Él: con una mirada de angustia: Sra. Lo único que puedo hacer por usted es, PRESTARLE UN TELEFONO PARA QUE HAGA LA LLAMADA

Yo en ese momento, estaba a punto de cometer una locura y lo que me provocaba era ahorcar a ese ser humano que estaba frente a mí, impávido y le respondí:” YO NO NECESITO QUE ME PRESTE SU TELEFONO, YO TENGO TELEFONO, Y  VOY A ENVIAR UNA CARTA A LA GERENCIA DE ESTE BANCO, QUEJANDOME DE SU FALTA DE ATENCION!”

Inmediatamente me levante de allí y salí del banco con una inmensa frustración…entre a mi carro y no puede evitar ponerme a llorar, en ese momento lo único que pensaba era: NO ME ENTENDIO? QUE FUE LO QUE HICE MAL? PORQUE NO PUDE LOGRAR QUE ESE SENOR ME ENTENDIERA???

Haciendo un gran esfuerzo, me calme y decidí irme a casa, al llegar, ya más calmada, me pregunte: Y que tal si hago esa llamada? Sera que me podre entender con un ejecutivo por teléfono cuando no lo pude hacer personalmente?  Finalmente decidí: Pues debo intentarlo! Esto es lo que me toca,  y debo aprender! Tome el teléfono y marque el número que estaba en el reverso de la tarjeta, inmediatamente empezó una grabadora a hablar, y empecé a escuchar  el infinito menú u de opciones; y cuál sería mi sorpresa!!: HABIA UNA OPCION PARA HABLAR EN ESPANOL! Todavía temblando por la angustia, marque esa opción y no solo me atendió una operadora EN UN PERFECTO ESPANOL, SINO QUE ADEMAS RESOLVIO MI PROBLEMA DE LAS TARJETAS EN 10 SEGUNDOS!!!!!

Esta de mas decir que, cada vez que tenía que ir a esa agencia del Banco, sentía una inmensa vergüenza al ver al ejecutivo al cual casi vuelvo loco con mi solicitud ABSOLUTAMENTE FUERA DE LUGAR.. No sé si tenía relación con el incidente, pero el pobre ejecutivo hindú cada vez que me veía se levantaba de su asiento, con mirada huidiza lleno de temor se perdía de mi vista Jajajajaja. Afortunadamente para él y para mí, al poco tiempo de ese  incidente, dejo de formar parte del equipo de esa agencia…..LO CUAL DEBO RECONOCER FUE UN GRAN ALIVIO PARA MI

Nota: Los personajes de esta narración son imaginarios. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

Juana Frontera-Fogel  MD, MEd

Anuncios