Una de las preguntas que se hace cualquier individuo de esta Tierra : ¿Soy feliz? ¿Qué es felicidad? Estas preguntas cobran aún más importancia para el que toma la decisión de emigrar.

En los períodos del año de fiestas y celebraciones, cuando la gente viaja  y se  encuentran los que emigraron con mucha gente conocida que se quedó y que no habían visto por largo tiempo, yo, como emigrante que soy, me he sentado a observarme y  observar a unos y otros y sus interacciones, tratando de entender qué pasa por la cabeza de cada uno. De la observación se pasa generalmente a la comparación y empieza uno a preguntarse: ¿Soy feliz? ¿Son felices ellos?, entonces la próxima pregunta es: ¿Qué es felicidad? Y observo a un amigo que me hace ver que es feliz porque económicamente le va bien, a otro que lo es porque está cerca de su familia, y a otro porque vive tranquilo. Esto me hace recordar una frase de del filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre: “Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace”. Por éso el inmigrante está feliz con su decisión e igualmente feliz está el que no emigró. Y  eso hace difícil la conversación con los amigos y familiares que uno dejó; cada uno tomó diferentes caminos en busca de la felicidad y se vuelve incomprensible para unos las decisiones de los otros. Aquí comienzan las comparaciónes y cada uno trata desesperadamente de buscar argumentos a favor de la decisión tomada, “cómo se puede vivir en esas condiciones”, “aquí tengo mi familia”, “aquí tengo trabajo”, aquí vivo en libertad”, “ésto es lo que me gusta” y se puede invertir  miles de horas en esta discusión, sin llegar a ninguna conclusión y sin tocar o cuestionar lo que es FELICIDAD.

Lo básico en estos momentos es que se mantenga el respeto entre todos. RESPETO  por la decisión tomada, cualquiera que ésta sea. Hay que recordar que son decisiones tomadas con parámetros diferentes, los cuales llevan  a diferentes acciones. Al introducir el RESPETO en nuestros pensamientos y discusiones podremos entender y aceptar las decisiones que hacen felices a los  demás. De esta manera  vamos a poder conversar sobre nuestros diferentes rumbos con nuestro amigos y familiares, y vamos a poder disfrutar de la FELICIDAD que es poder volver a compartir con ellos ratos placenteros.

Me encanta la frase muy sabia de Benjamín Franklin en la que a la  pregunta : ¿Qué es felicidad?,  él responde: “La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.

Esta frase, si la aplico, me dice que:

  1. Hay que respetar la forma de pensar de cada uno (“mente abierta”): Cada uno tiene su propia felicidad.
  2. Me importa lo que pierdo si no lo hago, que es la amistad.
  3. Necesito reconocer y aceptar nuestras diferencias.
  4. Va a existir distanciamiento al emigrar, si quiero recuperar esa cercanía porque me daba felicidad, tengo que hacer un esfuerzo para recuperarlo.
  5. Hay cosas que no se pueden solucionar.
Anuncios