En este blog se ha hablado mucho de la necesidad de establecer nuevas relaciones con la gente local al inmigrar y cuáles son los sitios para encontrar esos nuevos amigos. Pero nunca hablan de cómo lograrlo………………………………………..

Yo hoy voy a hablarles de cómo hacer ésto ó, más bien, de mis trucos para lograrlo. Eso no quiere decir que sirvan siempre ó que no existan otros. Les voy a brindar mi sabiduría, mi experiencia, lo que me ha funcionado  un sinnúmero de veces.

Quisiera ante todo ponerlos en antecedentes. Tengo 45 años, estoy casado y tengo 2 hijos varones adolescentes; tengo un trabajo que me satisface, pero pienso buscar algo en el futuro que me dé independencia. Desde que me mudé, hace 5 años, estoy consciente de la necesidad de hacer conocidos fuera del círculo de amigos latinos y me he esforzado en éso.

¿Qué tengo que tener presente?

Primero, que necesito armarme de paciencia. Paciencia para invitar y ser rechazado en muchísimas oportunidades. Nosotros estamos llegando a su Patria, a su casa; los locales están cómodos, no necesitan nuevos amigos, están en su zona de confort. Tengo que tratar muchas veces y obtendré algunos resultados;resultados es lo que busco, y empezar con uno es suficiente.

Tengo que tener presente que la gente que estoy tratando de conquistar es diferente y en muchos momentos bastante diferente, y éso en el buen sentido de la palabra. Necesito buscar cuáles son nuestros puntos similares para poder partir desde allí.

Cuando logre establecer ese contacto y trate de socializar, debo buscar un lugar con grandes posibilidades de poder escaparse, por ejm: “¿por qué no vamos a tomar un café? Conozco este sitio que acaban de abrir donde sirven un café delicioso”. Es importante poder tener escapes para ambos y que el tiempo sea limitado, corto. Si el encuentro es agradable, podemos extenderlo a un segundo café ó cena; si no existe química, se terminó en media hora el encuentro y….. a buscar otra relación. Es preferible salir en pareja; se evitan esos silencios tan incómodos al haber más personas para mantener una conversación.

Es importante conocer los gustos y “manías” del futuro amigo. Si estamos en la etapa de salir a cenar o ir a un espectáculo, debo dejar que el oriundo escoja el restaurant, la hora, el teatro ó el cine al que vamos a ir. No pueden imaginarse las sorpresas que uno se encuentra y que son importantes para establecer esas nuevas amistades. Yo he tenido que salir a cenar a las 6 pm (usualmente ceno a las 9 pm), nunca se me hubiera ocurrido que a una persona en particular le encanta el Sushi, que a otra le fascina la comida hindú, que aborrece las aceitunas y le gusta Prosecco. Y asi uno va conociendo y va amoldando la relación hasta que se consolida. Igual es escogiendo teatros, cines, museos. La frase, escoge tú!!! debe estar muy presente.

En las primeras reuniones hay que tratar de introducir temas de conversación no controversiales, por lo tanto no es bueno hablar de política ó de religión. Los Ingleses son famosos por haber desarrollado el tema del clima, se le puede dar muchas vueltas y no es conflictivo. Pero hay otros temas como sitios que se han conocido al viajar, deportes, hobbies, libros leídos, etc.

Teniendo esta actitud por las primeras tres o cuatro salidas, facilita el conocerse, cuán tolerantes pueden ser ellos ó cuán tolerante puedo ser yo. Si concluyo que son individuos que valen la pena, comienzo a introducir lentamente mis ideas y mi gustos que no sean conflictivos con la manera de ser de mis nuevos amigos. Voy a tener tiempo en el futuro de ser más controversial.

Y poniendo en práctica todas estas cosas, he logrado hacer un grupo de amistades locales y me he dado cuenta cuán refrescantes, reconfortantes y enriquecedoras  pueden llegar a ser estas amistades de diferentes origenes  culturales.

El Social