Juana Frontera FogelLa identidad nacional además de llevar consigo consecuencias  políticas, lingüísticas, geográficas y entre otras, tiene un aspecto muy importante que es la cultura y las costumbres que son tan importantes; pues marcan  la diferencia  con el resto de la población del mundo. Cada país tiene diferentes costumbres y tradiciones,  porque cada uno es diferente y obviamente no es igual al otro.

Pero de qué manera se ve afectada nuestra identidad cultural debido a la globalización y a las migraciones?RELIGIONES DEL MUNDO4
No falta quien afirme que se ha perdido la identidad nacional gracias a la globalización, que nos hace cambiar nuestras costumbres y tradiciones, por las de otro país. La música, el idioma, las fiestas tradicionales, la comida, y un sinfín de aspectos culturales pueden verse afectados o influidos; de eso no hay dudas.

Sin embargo, yo soy de los que opinan que las migraciones, lejos de hacernos perder nuestra cultura, la enriquecen. Un ejemplo es el bilingüismo, el enriquecimiento cultural, la introducción de nuevas comidas  y nuevas formas de ver la vida. Estos aspectos que se incorporan a la cultura que traemos desde nuestros países de origen, hacen que seamos ahora, ciudadanos del mundo.

En mi familia convergen muchas culturas, desde niña crecí entre costumbres Sefardíes, mezcladas con las más típicas costumbres de la región de Guayana (Sur de Venezuela) y una educación católica. Posteriormente, incorpore a mi vida las costumbres de  los Esquenazis (Centro Europa), Judaísmo y Caraqueñas. Desde hace 6 años me vine a vivir a USA (mi segunda migración) y ahora me encuentro asimilada a esta cultura con todas sus costumbres.

Perdí algo en el camino?   Nada, acabo de celebrar  EL día de acción de gracias “Thanksgiving’, que de hecho me parece una maravillosa fiesta, en la cual los seres humanos se unen en familia con el solo objetivo de “dar gracias a Dios”. Ahora me estoy preparando para celebrar el milagro de Januka y también la Navidad. Con sus correspondientes comidas: Pavo (Thanksgiving) mis latkes y sufganiot (Januka) y mis hallacas con pan de jamón (de Pavo) para celebrar Navidad y Fin de Año. Ya preparé mi Janukilla y también mi pino de Navidad adornado con Zevivones.

Me siento una ciudadana del mundo, orgullosamente venezolana, pero sin las tristezas o añoranzas de lo que quedó atrás; estoy fluyendo, y sigo viviendo de acuerdo con las circunstancias que me están tocando vivir. Me sigo sintiendo orgullosa de mis raíces pero también me siento orgullosa y agradecida por todo lo que me ha tocado aprender; estas vivencias han hecho de mi un ser humano sin prejuicios, libre de discriminaciones  y con un inmenso amor por todas las patrias pequeñas o grandes que sembraron en mi muchas cosas hermosas.

Autor: Juana Frontera

Anuncios