FUNDAPROSALLa tendencia a enfatizar los aspectos negativos de las percepciones y acontecimientos en vez de enfocar en los positivos parece ser una característica generalizada en los seres humanos en todas las sociedades.negatividad

La autora Tziporah Heller  en un trabajo reciente sobre  pesimistas y agoreros  se pregunta:  “por que invalidamos o trivializamos los aspectos positivos de nuestros contactos con los demás”? ¿”Porque nos volvemos adictos a escarbar el lado oscuro del ser humano que no es mas aparente ni mas real que su lado positivo”?  ¿”Que obtenemos o encontramos cuando escogemos expresar negatividad”? ¿Por que nos gusta el discurso destructivo que no cumple ningún propósito?”

Hay muchas respuestas a estas preguntas. Nuestro deseo por encontrar la verdad nos lleva a expresar todo lo que pensamos porque si no lo hacemos parece que estamos faltando a la verdad y no somos honestos, pero ello no conlleva la inclusión de lo bueno y positivo de la situación que se analiza.

Otra posibilidad es que la discusión de un problema produce la sensación de que lo estamos solucionando o por lo menos aportando elementos hacia su solución, lo cual es una falacia por que generalmente las criticas no mejoran las situaciones aun cuando las conclusiones sean validas, por que son hechas sin la intervención del sujeto que es criticado.

A todos nos gusta que se valide nuestra importancia y nos gusta atraer la atención de los demás criticar. contar cuentos y chismes es entretenido, atrae la atención y temporalmente al menos nos convierte en el centro de atención sin transformarnos en mejores personas.

Nos es difícil sentirnos atraídos o desarrollar empatía con quienes son diferentes a nosotros y mientras mas diferentes es mas fácil separarnos.

La manera mas simple de sentirnos superiores es presentar a los demás como inferiores, es una manera de compensar nuestra propia baja autoestima, nos permite sentirnos superiores criticando desde posiciones seguras, sin necesidad de hacer o probar nada, además el discurso negativo alimenta la fantasía y un débil puede sentirse súper héroe desde la comodidad de una poltrona o una silla en el bar.

Además no se puede olvidar que basados en estas premisas los medios de comunicación explotan estas tendencias y se ocupan de resaltar lo negativo para complacer las debilidades de sus clientes y hacer crecer sus negocios, completando el circulo vicioso y nos interesa ahora como se rompe ese circulo de negatividad?

Existen recursos: alimentar una sana autoestima, aprender a valorar los propios logros, reemplazando pensamientos negativos por positivos, aceptar las debilidades y reconocer las fortalezas, evitar las comparaciones con los demás, manejar adecuadamente  emociones como envidia,  frustración, celos y llegar a aprender que el pensamiento critico es útil para evaluar procesos pero inadecuado para evaluar a las personas a quienes se debe aplicar mas bien el pensamiento apreciativo. Basándonos en la sabiduría popular de que cada persona es como un vaso medio lleno, podemos concentrarnos en la mitad vacía o en la mitad llena y ello depende exclusivamente de nuestra capacidad para dirigir  nuestros pensamientos y domesticar nuestras emociones.

ISIDORO ZAIDMAN

Fundaprosal

Anuncios