negociarUno de los problemas más importantes que tiene el que emigra a USA o a los países europeos es el costo de la salud, que por cierto es bastante elevado, mucho más que en nuestros países latinoamericanos y cómo cubrirlo. Por eso se oyen muchas historias como: “no me mudo porque no tengo seguro”, “no me mudo porque mis padres son mayores y no los cubre ningún seguro”,etc, etc. Es por eso que conseguir un trabajo que incluya seguro médico es una de las prebendas  más apetecibles que ofrecen las compañías al tratar de conquistar potenciales empleados.

Como es del conocimiento de muchos, la mayoría de los habitantes en estos países paga sus consultas médicas a través de un seguro de salud. Este artículo no está dirigido a ellos sino a aquellos que no tienen seguro.

Uno de los grandes mitos que existen sobre los costos de los servicios de salud en estas sociedades es que los precios son fijos, que no se regatea nada. Resulta que esto no es cierto: todo es regateable. Tanto con los médicos (algo nunca pensado en nuestras latitudes) como con las instituciones se puede negociar. Los seguros lo hacen,  ¿por qué no lo puede hacer Ud.?

La ley en USA prohíbe a los negocios, empresas e instituciones tener dos precios por el mismo producto (y el incumplimiento de esto es severamente penado). En el caso de los servicios de salud, el precio para el seguro y para el individuo no asegurado es el mismo, la diferencia está  en el descuento que dan y, ¡oh sorpresa!, los seguros negocian mayores descuentos con los médicos y hospitales . Si Ud. pide saber los precios que le cobran a los seguros, el hospital está en la obligación de hacerlo, se lo va hacer difícil, pero si insiste puede ser que no se lo digan, pero le dan un buen descuento. Lo primero que hay que poner a un lado es la vergüenza (mantenerla le va a costar mucho dinero) de negociar con el hospital o con el mismo médico por el pago de una operación o procedimiento. Otra cosa que debe hacer, si su procedimiento no es una emergencia o no le importa  mucho cual  médico o institución lo realice, es  investigar y hacer saber que está buscando el mejor servicio al precio más razonable, generalmente los administradores son sensibles a esas preguntas.

No se deje engatusar si le dicen que ‘internacional’ es más barato, discuta con la persona de Atención Internacional.

Eso si, busque más económico, pero revise bien quien es el profesional o la institución, porque el hecho de que es de un país desarrollado no significa que todos los médicos o servicios sean buenos.

Los servicios independientes no asociados a grandes corporaciones probablemente sean capaces de dar mejores arreglos, sobre todo porque son más asequibles y  están más interesados en darle el servicio.

Para lograr rebajar sus costos médicos va a necesitar  buscar y negociar y eso toma tiempo, así que hay que estar preparado para tener paciencia.

Por casualidad, mientras estaba redactando este artículo aparecieron en la prensa otros dos artículos que tratan este tema: uno el domingo  2 de Junio en el NYtimes y otro el martes 4 de Junio en el Miami Herald. Vale la pena leerlos, sobre todo para que vean la diferencia de precios de los procedimientos.

Espero que estos consejos les sean de utilidad y que sigan sanos y no los necesiten!

Anuncios