jugando en la nieveEsta es una historia que quería contar,  no es que no haya ocurrido antes,  pero me pasó a mí!!!! Imagínense un ecuatoriano de barrio, de repente jugando con esa cosa blanca que se ve en los países del Norte en el invierno que se llama nieve! Será algo muy común para los que viven en los extremos del globo pero fue una novedad para mí.  Yo me mudé a Noruega en búsqueda de una mejor situación económica, pero fue una sorpresa verme forrado de abrigos, cubierto de esa sustancia blanca que tiene forma de estrella y que al tocarla se deshace. No soy tonto, sabía  a dónde venía cuando emigré, pero una cosa es lo que uno lee y otra  vivirlo en carne propia! Después de pasar el primer mal trago del frío invernal, maldecir por haber tomado la decisión de venir aquí y no haberme quedado en mi caliente Ecuador, comencé  a apreciar la blancura y tranquilidad que trae esta época, algo que nunca había vivido, porque nunca había salido de mi país. Pero además de ver en lo que se transforma la ciudad con la nieve y con las Navidades , la sensación es realmente agradable, hay un ambiente de paz, felicidad, de ganas de compartir y eso es lo que realmente provoca. No quiero decir que donde yo vivía no se celebraba, claro que se hacía y con mucho vigor y entusiasmo, pero el frío, la nieve, no sé….. la ropa de invierno calentita,……… hace las cosas muy diferentes , agradables, confortantes, plácidas. Además, los trineos, la noche que se hace temprana, los adornos luminosos, todo le da un sentido muy particular a esta fecha que ya de por si es tan especial. Pienso que los lugares muchas veces dan un ambiente especial a las celebraciones. Se imaginan un Carnaval al estilo carioca en el frío? El haber emigrado me permitió disfrutar de algo que no se me hubiese ocurrido hacer, porque en mi lista,  pasar las Navidades en el frío no era una prioridad.