Exilio


 Me es indiferente comenzar por cualquier de los dos enunciados, sin embargo y en atención por el lector iniciaré el comentario que alude a la familia que sale de su País de residencia con rumbo al lugar “de moda”. No es la primera vez que pasa una temporada allí, podríamos decir que sus padres hace 50 años solían acudir al mismo hotel privilegiado por amigos y compatriotas, hoy no es el hotel, es un apartamento de su propiedad ubicado en una zona distinguida y con las múltiples comodidades que brinda la arquitectura contemporánea. Cuanto tiempo estarán allí? No es cuestión de presupuesto, alegremente será respondida esa pregunta con la simpleza de “cuando se compongan las cosas allá”. Demás está describir las bondades sociales en cuanto a seguridad, gastronomía, socialización, eventos, distracciones y también colegios privados. Acudir al sitio de encuentro diario, escuchar los comentarios de los recién llegados, las noticias corren y  hacerse notar forma parte del quehacer. Hay quienes evitan tanta “demostración” y prefieren aislarse en su propiedad generalmente autosuficiente contando con medio de transporte acuático además del terrestre. Toda esta descripción tiende a identificar unas vacaciones largas y tiene un comportamiento inusual en cuanto a la decisión de no regresar a su País de residencia, sin embargo y “por si acaso” se contrata un abogado especialista en inmigración y se procede en consecuencia. (más…)

Anuncios

 Me enteré, a través del Blog Migraciones, Psicología y otros cuentos de caminos  de Rosario Vásquez , que existe el Síndrome de Ulises. Se trata de un síndrome  de naturaleza psicológica caracterizado por un stress crónico asociado  a la problemática del inmigrante que está tratando de adaptarse a su nueva residencia.

El stress está asociado a:

 1. Soledad.

2. Sentimiento interno de fracaso.

3. Sentimiento de miedo.

4. Sentimiento de lucha por sobrevivir.

Fue descrito por Joseba Achótegui, un Psiquiatra español del SAPPIR, profesor titular de la Universidad de Barcelona.

El Blog cuestiona, con toda razón, el hecho de transformar en patológica una reacción de adaptación a un cambio.

 Rosario dice: (más…)

Asesoría, gestor, intermediario.

Una de las cosas que he aprendido como inmigrante es que los consejos no son gratis.

En mi país y entre mi grupo de amigos y conocidos cuando alguien tenía una duda o un problema, llamaba a la persona que tenía más experiencia en el asunto en particular y se sentaba, con un café o con un trago, una noche o un fin de semana, a plantearle el problema y juntos buscaban soluciones. Se hacía como un favor y se hacía con gusto. (más…)

                                   

El futuro es de quienes creen en la belleza de sus sueños

           Eleanor Roosevelt

Primero, permítanme aclarar el concepto de “resilencia”; la palabra proviene del latin “resilio” que significa “volver atrás”, “rebotar”, habilidad de recuperar la fuerza y el espíritu. Es un concepto que viene de la física, al observarse la elasticidad de un material, su tendencia a oponerse a la rotura por un choque; para decirlo de manera más sencilla, el concepto se refiere a “entereza” o “fortaleza emocional”. (más…)

Han sido muchas las vivencias que inspiraron este título en los últimos meses, pero especialmente dos de ellas, me impactaron muy de cerca. La primera fue cuando tuve la oportunidad de participar como observadora en una actividad, en la cual  seis mujeres, establecieron un nuevo record Guinness en la categoría: “El más largo maratón de lectura en alta voz realizado en equipo”, mediante la lectura de los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lectura  repetida durante más de 224 horas en el Campus Inter American del Miami Dade College en la Pequeña Habana. Las participantes pertenecen a la organización Solidaridad Internacional por los Derechos Humanos. Durante el esfuerzo de 10 días, todos los miembros de la comunidad latina  las apoyamos,  situando banderas de nuestros respectivos países de nacimiento (Venezuela, Colombia y Cuba)  detrás de la mesa donde llevaron  a cabo la lectura. (más…)

 

Siendo muy joven, la frase que llevaba como estandarte era: “La tierra es de todos”. Semejante comeflorismo me hacía pensar que no había fronteras, que las líneas divisorias eran un invento tal vez necesario para los conquistadores, para aquél que a caballo y con una lanza había sido entrenado con el fin de agrandar un reino. Pensé que esas hazañas correspondían al tiempo pasado y, hasta cierto punto, superado. Soñé entonces, repetidas veces, que las líneas divisorias habían permanecido por costumbre pero que no eran sino abstracciones no pocas veces equívocas. Supe más tarde, siendo inmigrante, que esas líneas representan la soberanía y la soberanía está íntimamente vinculada a la identidad. ¿Quién era yo, entonces, en un suelo en el que no nací? Una forastera, una extraña, una desconocida. (más…)

 

¡Qué grande es un sistema en el cual un vendedor que hace una hora no lo conocía es capaz de entregarle una objeto (como un carro, una nevera, una lavadora/secadora) que puede valer varios miles de dólares, sólo con su identificación y su historia de crédito!!!

Uno de los puntos en los que enfatizan mucho las amistades cuando se comienza a discutir sobre emigrar y sus dificultades, es el hecho de no poseer la “famosa” historia de crédito; de cómo, “si no se tiene una historia de crédito, es difícil o prácticamente imposible obtener los beneficios de crédito de la economía de mercado y que el sistema va a devorarlo a uno por esto”. (más…)

Página siguiente »