Immigración y miedo


Imagen Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?

                            Arturo Graf (1848-1913)

Varios amigos de diferentes grupos sociales me han consultado recientemente un problema común a todos ellos: Cómo ayudar a sus hijos ya adultos en este proceso de inmigración?

Los hijos pequeños forman parte del paquete familiar cuando se  emigra, pero los que ya son mayores de edad representan un problema diferente. Ellos son los que estaban en proceso de estabilización económica y familiar en su lugar de origen, estableciendo su propio dominio, su marca en la vida, formando su familia, forjando su propias reglas de trabajo, su independencia, cuando les tocó emigrar. Dentro de este grupo de individuos he visto varios  caminos, pero los dos que más resaltan son: (más…)

Anuncios

Esta guía, sobre el vivir, que publicó  Fundaprosal nos pareció interesante para inmigrantes, aunque sirve de guía  para cualquier individuo

1º Nunca pierdas el barco

2º Recuerda que todos estamos en el mismo barco.

3º Planea con anticipación. No llovía cuando Noé construyo el arca.

4º Mantente en forma, cuando tengas 600 años,  podrás ser requerido  para hacer algo realmente importante.

5º Olvídate de la crítica: has lo que tengas que hacer.

6º Construye tu futuro en las tierras altas.

7º Por razones de seguridad, viaja en pareja.

8º La velocidad no es siempre una ventaja. Las tortugas y los leopardos entraron juntos a bordo

9º Cuando estés estresado, flota un rato.

10º Recuerda el arca fue construida por un aficionado. El Titanic lo construyeron profesionales.

11º No importa la tormenta. Si crees, siempre habrá un arco iris esperándote

Cortesía de Fundaprosal

Este artículo busca traer a la palestra un problema, hablado en pequeños grupos, pero no discutido abiertamente, por lo delicado: “cuando los padres se transforman en un problema”.

¿Cómo puede ser ésto? ¿Cómo los padres pueden ser un problema? Además de todos los sentimientos que tenemos por ellos, de todo nuestro afecto, de lo que han hecho por nosotros, uno de los diez mandamientos nos inculca: “Honrarás a tu padre y a tu madre”. Pues como inmigrante, he observado que existe este problema.

A medida que las personas van envejeciendo, se vuelven más rutinarias, comen siempre a la misma hora, usan la misma ropa, casi no salen, sus contemporáneos van desapareciendo, y todo cambio es muy mal manejado produciendo, a veces crisis de grandes proporciones. Esto se magnifica cuando a una persona mayor se le plantea emigrar. (más…)

 Rosario Vasquez  en su Blog  Migraciones,psicología y cuentos de camino nos escribe VOLVER A MIGRAR, un cuento del que repite la experiencia de mudarse “Nuevante maletas, cajas, camión, barco, avión… la búsqueda de un lugar que nos ofrezca la oportunidad de desarrollarnos como familia, personas y profesionales nos lleva de nuevo a Cádiz, esta vez a Chiclana. Con mucha esperanza volvemos a migrar.  En cierto modo es una vuelta y en cierto modo es un nuevo camino. Cádiz nos ofrece la calidez que necesitamos y mucho, mucho viento.

Imaginarse el viento en esta zona es difícil. Casi todos los días del año vivimos una pequeña tormenta de viento para entrar y salir de casa: “la levantera” que revuelve el cabello y las ideas. Regresamos a la playa y la amplitud…”

Autor: Rosario Vasquez

 

Antes de comenzar este artículo, hice la investigación del título en el diccionario de la Real Academia Española de la lengua y me indicó que esa palabra no existe; claro que no existe, porque lo acabo de inventar yo. Este “sustantivo” raro es una “cosa” que le da a uno más o menos después de estar seis meses en el extranjero. Aparece como un salpullido en los brazos, se va extendiendo y se le ponen las orejas rojas. No hay otra explicación que la de que son síntomas que coinciden con el lapso de aguante y tolerancia. La primera ocurrencia es la de devolverse al sitio de origen, pero al comentar esa decisión con otros inmigrantes, le convencen de no hacerlo; (más…)

 Me enteré, a través del Blog Migraciones, Psicología y otros cuentos de caminos  de Rosario Vásquez , que existe el Síndrome de Ulises. Se trata de un síndrome  de naturaleza psicológica caracterizado por un stress crónico asociado  a la problemática del inmigrante que está tratando de adaptarse a su nueva residencia.

El stress está asociado a:

 1. Soledad.

2. Sentimiento interno de fracaso.

3. Sentimiento de miedo.

4. Sentimiento de lucha por sobrevivir.

Fue descrito por Joseba Achótegui, un Psiquiatra español del SAPPIR, profesor titular de la Universidad de Barcelona.

El Blog cuestiona, con toda razón, el hecho de transformar en patológica una reacción de adaptación a un cambio.

 Rosario dice: (más…)

(Son tantos los altibajos que tuvimos que dividirlo en 2 partes)

Primera Parte

Cada mudanza física requiere de un análisis cuidadoso de las implicaciones. Tendemos a manejar las características físicas de la mudanza: buscar un vecindario, una nueva casa, transporte, colegio, parques, supermercados, etc… (más…)

Página siguiente »